jueves, 17 de diciembre de 2009

Receta: ENSALADA DE COL, MANZANA Y ZANAHORIA

Por María Tesías

El hábito de consumir vegetales crudos aderezados con un ingrediente graso (como el aceite de oliva) mezclado con otro ácido (en un principio zumo de granada , que llamaban “agraz”) fue una aportación que debemos a los antiguos romanos; por otra parte fueron los árabes los que introdujeron en nuestra península el sabio cultivo de la mayor parte de nuestras hortalizas en las riberas de los ríos, merced al desarrollo de prácticos sistemas de regadío, así como una mejor y más rentable forma de exprimir el jugo de los frutos de los olivos y emplearlo para aderezar vegetales crudos o cocidos.
Además de reforzar el sistema nervioso y tonificar los músculos, las manzanas son un excelente antiséptico intestinal y evitan que otros vegetales crudos fermenten al ser digerido.
Esta receta procede del conocimiento popular. Requiere ser preparada con antelación y dejarla en reposo. Es una receta ligera y se puede tomar como plato único.

Ingredientes para cuatro personas:

- 1 cogollo de col tierna (blanca, morada, verde, lisa, rizada…), cortado y picado en tiras muy finas.
- 250g de zanahorias sin piel y cortadas en pequeño tamaño.
- 1 cebolla mediana, pelada y muy picada.
- Aliño 1:
- 1 vaso de nata líquida
- 1 limón, el zumo.
- 1 cucharada de mostaza.
- 1 ½ cucharadita de sal.
- Aliño 2:
- 6 cucharadas de aceite de oliva crudo.
- 3 cucharadas de vinagre
- 1 pizca de sal.

Preparación:
Colocar en una ensaladera la col elegida con las zanahorias, la manzana y la cebolla.
Batir en un cuenco el aliño. Verter encima de la ensalada y dejar reposar 15 minutos a temperatura ambiente o más tiempo en la nevera, protegido con una tapadera.
Se puede aderezar con aceite de oliva mezclado con zumo de limón o vinagre, pero como esta hortaliza proviene del norte y del este de Europa, resulta muy sabrosa también con aliños de nata o de yogur mezclados con mostaza.
Si añadimos a esta nutritiva ensalada una pequeña cantidad de hidratos de carbono de digestión lenta, como pasta de trigo duro, alubias, guisantes, cocidos aparte, y unos huevos duros o salchichas o tofu salteado, tendremos un equilibrado y saludable plato único que nos aportará la energía necesaria para afrontar las tareas vespertinas sin sensación de pesadez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario