jueves, 17 de diciembre de 2009

Receta: ENSALADA DE COL, MANZANA Y ZANAHORIA

Por María Tesías

El hábito de consumir vegetales crudos aderezados con un ingrediente graso (como el aceite de oliva) mezclado con otro ácido (en un principio zumo de granada , que llamaban “agraz”) fue una aportación que debemos a los antiguos romanos; por otra parte fueron los árabes los que introdujeron en nuestra península el sabio cultivo de la mayor parte de nuestras hortalizas en las riberas de los ríos, merced al desarrollo de prácticos sistemas de regadío, así como una mejor y más rentable forma de exprimir el jugo de los frutos de los olivos y emplearlo para aderezar vegetales crudos o cocidos.
Además de reforzar el sistema nervioso y tonificar los músculos, las manzanas son un excelente antiséptico intestinal y evitan que otros vegetales crudos fermenten al ser digerido.
Esta receta procede del conocimiento popular. Requiere ser preparada con antelación y dejarla en reposo. Es una receta ligera y se puede tomar como plato único.

Ingredientes para cuatro personas:

- 1 cogollo de col tierna (blanca, morada, verde, lisa, rizada…), cortado y picado en tiras muy finas.
- 250g de zanahorias sin piel y cortadas en pequeño tamaño.
- 1 cebolla mediana, pelada y muy picada.
- Aliño 1:
- 1 vaso de nata líquida
- 1 limón, el zumo.
- 1 cucharada de mostaza.
- 1 ½ cucharadita de sal.
- Aliño 2:
- 6 cucharadas de aceite de oliva crudo.
- 3 cucharadas de vinagre
- 1 pizca de sal.

Preparación:
Colocar en una ensaladera la col elegida con las zanahorias, la manzana y la cebolla.
Batir en un cuenco el aliño. Verter encima de la ensalada y dejar reposar 15 minutos a temperatura ambiente o más tiempo en la nevera, protegido con una tapadera.
Se puede aderezar con aceite de oliva mezclado con zumo de limón o vinagre, pero como esta hortaliza proviene del norte y del este de Europa, resulta muy sabrosa también con aliños de nata o de yogur mezclados con mostaza.
Si añadimos a esta nutritiva ensalada una pequeña cantidad de hidratos de carbono de digestión lenta, como pasta de trigo duro, alubias, guisantes, cocidos aparte, y unos huevos duros o salchichas o tofu salteado, tendremos un equilibrado y saludable plato único que nos aportará la energía necesaria para afrontar las tareas vespertinas sin sensación de pesadez.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Así esta la huerta de Paco Güeto a mediados de Diciembre

Aprovechando la visita de Mª Jesus Camps, técnica del IFAPA de Chipiona, a las huertas ecológicas de "Subbética Ecológica", hemos tomado algunas fotos para compartir.


En esta vista general podemos apreciar los colores del otoño, ese verde oscuro apagado, que indica que las horas de luz recibidas van disminuyendo. Se puede apreciar cómo Paco tiene toda su huerta rodeada de setos (tomillos, lavandas, albahacas principalmente). Ellas son refugio durante todo el año de fauna amiga, que ayudará a tener a raya a plagas y enfermedades.
Podemos apreciar también el mosaico de cultivos, con pequeños trozos de diferentes hortalizas, lo que facilita las rotaciones, el enriquecimientos de la tierra, así como el despiste de posibles plagas. En definitiva, MUCHA BIODIVERSIDAD.
En esta foto, mirad cómo las escaloras van creciendo. Pronto estarán en vuestros platos.






Y aquí las espinacas, estas sí que son espinacas ricas!!

 

Arriba, los magníficos puerros.
Abajo, Mª Jesús estudiando las coles.
 

domingo, 6 de diciembre de 2009

Receta: LASAÑA DE TOFU

Por Isabel Montes 

Ingredientes:
400 grs. de tofu
Lasaña
1 cebolla grande
tomates y espinacas
zanahoria rallada cocida
2 dientes de ajo
queso rallado

Me voy a atrever a compartir una receta no tradicional, que se puede englobar entre las recetas vegetarianas, en la que se incorporan productos de nuestra huerta ecológica (cebolla, tomates de los que hayamos conservado del verano, espinacas, zanahorias y ajos), y otros que se pueden encontrar en establecimientos de productos ecologicos como con.SUMOGUSTO (Tofu, zanahoria rallada cocida -conserva) o convencionales (lasaña, queso rallado,sal, bechamel)

Se prepara el relleno de la lasaña con el tofu picadito rehogado con la cebolla, las espinacas y la zanahoria cocida (que también puede provenir de conservas de nuestra huerta ecologica), una pizca de sal y ajos picados. Se rellena la lasaña como es habitual.
Se cubre la lasaña con bechamel al gusto (que se puede probar como sugerencia a realizarla con leche de soja si se quiere ser totalmente vegetariano) y espolvorear con queso rallado o salsa de tomate.
Hornear suavemente 10 minutos y servir muy caliente.


jueves, 3 de diciembre de 2009

Oda a los árboles queridos

Por María Tesías Herrera

Siento un enorme respeto, admiración y gusto por los árboles. Testigos silenciosos del transcurrir de mis días,… de nuestra vida. Veo mecer sus copas al son del viento. Los busco, y recreo mi mirada en ellos. El tronco posado en la tierra, sellado a ella, al pasar hacia el interior guarda el secreto de su sustento y equilibrio.
Alguno me dice que se muere, que le queda poco tiempo. Ha quedado atrapado entre carreteras, y se le envenena el aire que respira. Muchos otros juntos, verdean formando una hermosa imagen que el sensible captador de la belleza, gusta de fotografiar. Me llenan el ánimo de alegría y serenidad al mirarlos en las diferentes estaciones del año. Ya sea su copa verde esperanza, colmada de flores y aroma, o con las ramas desnudas y de oscuro marrón sobresaliendo sobre el fondo verde de una inmensa pradera. Con sus brazos abiertos hacia el cielo, como señalándolo.

Siento un dolor inmenso cada vez que veo como se corta la vida de un árbol.
Son seres vivos. Y sin embargo, a menudo parece que eso se olvida. No se respetan. Su vida le pertenece a los humanos. “Lo corté porque era mío” se apresura a decir algún que otro cuando se le pregunta.
Han tardado muchos años en crecer hasta adquirir la corpulencia que algunos presentan. Inundan el entorno con porte majestuoso, más no le restan protagonismo, lo comparten con los edificios, como sucede en los alrededores del barrio de Blas Infante.

Sin verlo, albergan vida en el interior de sus copas. Pájaros e insectos viven allí. Más su ausencia ha ensordecido el espacio, como le ha pasado al jardín frente a la residencia San José.En otros lugares estiman su presencia, dan sombra a las personas que se arriman a ellos. Cobijan de una lluvia suave, y refrescan el paso del aire en verano, como en el Parque Alcántara Romero. En un aparcamiento, cuando los hay se prefiere su sombra a la de una chapa, y si no lo creen observen en verano dónde se arremolinan más los coches.

Forman paredes en las lindes de las parcelas que nos ocultan del ojo ajeno, y moderan los sonidos de la calle. Sujetan el suelo cuando hay lluvias, y enriquecen con hojarascas los campos que les nutren.
Sin embargo en las áreas urbanas se tratan y consideran los árboles como mero adorno. Son un mobiliario urbano más. Se recortan tanto sus copas que parecen chupa-chups, como los que vemos por las calles de la barriada Virgen de La Sierra. Aunque, por otro lado he de decir que el arreglo de los jardines de dicho barrio, ha sido todo un acierto, así como los de la zona alta de la Avenida de Andalucía.
Pero si manchan el suelo se cortan, como les ocurrió a los que existieron en el barrio de Villa Lourdes.
Por donde ha de pasar una calzada, ni se piensa. Hay barrios nuevos, en los que ni siquiera han contado con ellos para que refresquen las calles, en los calurosos días del estío. ¿Para qué si existe el aire acondicionado? ¡Así vamos a cuidar nosotros de nuestro ecosistema natural! Por otro lado, si resulta una zona concurrida con jóvenes que aprecian su verdor y frescor en verano, se sustituye por un cartel publicitario, como sucedió en las inmediaciones del Lidl. ¡Veréis como ya no se arremolinan más ahí!
Que se quieren hacer edificios, pues se eliminan los árboles y de ese modo, un terreno baldío para qué otra cosa puede servir. Y sin embargo, primero fueron ellos.

He visto cortar la vida de algunos enormes, antiguos y sanos ejemplares desde que vivo en esta tierra, que me atrajo con su aspecto de ciudad y aire rústico. El auge de la construcción, y el ansia de modernidad mal entendida, están menguando las maravillosas y atractivas arboledas que la caracterizaba.
Sus abundantes y productivas huertas van poco a poco desapareciendo, cuando el cultivo ecológico y la venta de sus productos en cooperativas, en muchos lugares, está resultando una alternativa al paro en esta época de cambios profundos en el sistema de valores de lo económico.
He llorado la pérdida de algunos hermosos árboles, y hasta pasado un duelo, como si de un ser querido se tratara, y es que yo los quiero. Empero, temo acostumbrarme de suceder más a menudo. Y ya no sentir nada. Volverme insensible y que no me importe. ¡No quiero!

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Éxito de las Jornadas de Producción Ecológica de la Subbética

Casi un centenar de personas se dieron cita el día 1 de diciembre de 2009 en la sede del IFAPA de Cabra.
Estas jornadas, promovidas por el GDR Subbética y el IFAPA de Cabra, congregaron a personas interesadas en fomentar la producción y el consumo ecológico en la Subbética.
Como no podía ser de otra manera, fueron muchos los socios de Subbética Ecológica los que participaron como ponentes. Concretamente, Marián Martinez, técnico del Aula de Agroecología de la Subbética, participó en la ponencia Introducción a las técnicas de producción ecológica, y Rosario Jurado, Antonio Zafra y Pascual Marquez, participaron en el Panel de experiencias exitosas. Entre el público, se encontraban productores, consumidores y potenciales consumidores y productores de la comarca.




Resultó especialmente emotiva y motivante la intervención de Francisco Casero, presidente del CAAE, que además de debatir sobre la situación actual de la agricultura y ganadería andaluza, alabó el trabajo y esfuerzo de todos los hombres y mujeres allí presentes, que luchan y trabajan día a día, dando ejemplo del camino hacia un futuro mejor y una sociedad más sana y más justa.

La jornada finalizó con una suculenta degustación de productos ecológicos de la zona. Allí probamos platos exquisitos elaborados con productos ecológicos de la comarca y Andalucía.

Desde la Subbética Ecológica agradecemos a todas las personas que han hecho posible esta jornada, y especialmente a Brigida Jiménez (directora del IFAPA de Cabra). Fue un encuentro entrañable, en el que tuvimos la oportunidad de conocernos, motivarnos y hablar sobre las grandes posibilidades que tiene la producción ecológica en esta comarca.

Estamos convencidos de que la Agricultura y Ganadería Ecológica es la apuesta del futuro. Sin duda,es posible cambiar, y esto en buena medida está en la mano de cada uno de nosotros y nosotras.