miércoles, 10 de noviembre de 2010

Receta: MEMBRILLO CON SALSA DE GRANADAS

Por María Tesías

Del recetario de la España del siglo XV, en la cocina sefardí hacían una receta parecida. Por aquel entonces le llamaban “Letuario de bimbrillo”.
Ana Bensadon, descendiente de los sefardíes recupera esta sabiduría antigua que es el origen de muchos platos actuales de nuestras cocinas. Es una curiosidad conocer la procedencia de las recetas que hacemos. Tiene un libro de recetas “Dulce lo vivas: repostería sefardí”
Esta receta que os trasmito es una modificación a la que se añade salsa de granadas.

Los ingredientes para cuatro personas son:
2 ó 3 membrillos
220gr. de azúcar (ya sabéis que le podéis poner menos )
300ml de agua
1 rama de canela
6 clavos de olor.

Para la salsa de granadas:
3 granadas
80gr. De azúcar
1 copita de vino de oporto o de moscatel.

La forma de hacerlo es:
1- Pela los membrillos, córtalos a cascos y frótalos con limón para que no se pongan oscuros, (como nos enseño Francisco Navas y reserva la piel y el corazón para hacer el licor de membrillo como aprendimos de Antonio Sicilia, los maestros de Carcabuey).
2- Vierte el agua en la cazuela y añade el azúcar, los clavos, la canela y los membrillos. Deja que cueza a fuego medio hasta que estén blandos. Retíralo del fuego y deja que se enfríe en el líquido de cocción.
3- Entretanto pela las granadas y pasa por un chino o un pasapurés los granos para sacarle el jugo, pero reserva los granos de una de las granadas para decorar el postre.
4- El jugo de la granada ponlo en un recipiente junto con el vino y el azúcar y deja que cueza a fuego suave.
5- Coloca el membrillo escurrido de su agua de hervir en un recipiente bonito, lo riegas con la salsa de granada y le pones por encima los granos reservados.

2 comentarios:

  1. Saludos, quería comentaros una modificación de la salsa de granadas: 1 vaso del vino dulce que tengais, el zumo de una o dos granadas según el jugo que suelten, y tres o cuatro vasos, de los del vino, del almibar resultante de hervir los membrillos; de esta forma aprovechamos ese jugo tan rico que ya tenemos azucarado y nos ahorramos los 80 de azucar. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Ayer me encantó y hoy mismo vamos a hacer la receta. Buenísimo !! Tenemos que hacer más platos de comida sefardí. Muchas gracias, María.

    ResponderEliminar