viernes, 30 de septiembre de 2011

Receta: MEMBRILLO EN ALBORONÍA

Por María Tesías

Ahora que viene la temporada del membrillo, tenemos una alternativa salada para cocinarlo.
Esta receta se puede usar como plato principal, de segundo, de acompañamiento, o en frió puesto sobre rebanadas de pan tostado.

Es una variante de lo que se denomina alboronía o pisto. La palabra alboronía viene del vocablo árabe al-baraniyya que significa cierto manjar. La pronunciación es "Boronía" y "Moronía", y en algunas partes "Almoronía" y según el diccionario de Autoridades es palabra de origen árabe. Su origen judeo-árabe coincide con las formas típicas de cocinar las berenjenas de aquella época. Con el descubrimiento de América llegan a España nuevos productos como el tomate que se usa para el sofrito. La alboronía es un plato muy apreciado en Andalucía. Del sur de España pasa a otras tierras dentro del territorio, que lo llaman pisto, el tumbet mallorquín, la xanfaina catalana o en Aragón que se conoce como fritada. En cada zona varían algún ingrediente, pero siempre está presente la berenjena y el tomate. En la época mozárabe, era usual degustarla en bodas y grandes celebraciones, tal era la categoría que se otorgaba a este plato.


Cuando acaba el verano, y aún tenemos tomates y berenjenas, hacen su aparición los membrillos. Como tampoco faltan la calabaza y las cebollas, con todos estos ingredientes podemos hacer un plato que le da un toque diferente al pisto que suele hacerse en verano.

Los ingredientes son los que detallo más abajo, pero no he puesto cantidades porque depende del número de comensales:
Para hervir:
- Berenjena
- calabaza
- Membrillo
Para el sofrito:
- Cebolla grande
- Tomates rojos muy maduros
- Aceite de oliva
Para el guiso:
- Vinagre de vino
- Sal

Para prepararlo, se pelan y se parten en trozos grandes la berenjena, la calabaza y el membrillo, y se ponen a hervir en una cacerola cubiertos apenas de agua con sal.
En una sartén se hace el sofrito. Cuando esté hecho, se ponen los trozos cocidos y bien escurridos, se sazona con sal y un chorreón de vinagre y se deja hervir el guiso hasta que el sofrito impregne los trozos de berenjena, calabaza y membrillo, el invitado especial de este pisto. Y todo a fuego muy lento. Cuidado que no se deshaga los trozos.

Saludos y que aproveche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario