jueves, 13 de octubre de 2011

Receta: FLOR DE CALABACÍN RELLENA EN TEMPURA

Por Enrique Dominguez

Nuestro amigo y futuro socio de Subbética Ecológica, nos envía esta deliciosa receta. Paseando por una de nuestras huerta recordó que durante un viaje por Italia, había probado la flor calabacín. En este país, este es un manjar muy cotizado. Sin embargo, aquí, desconocemos se cocine esta flor amarilla y que esté tan rica. Tenemos que tener en cuenta que la flor tiene una duración corta, generalmente 1 día.

Hay que tratarlas con mucha delicadeza, ya que se rompen y estropean con la mirada. Después de lavarlas tenemos que secarlas sobre una hoja de papel absorbente antes de proceder a elaborarlas.


Ingredientes:
8 Flores de calabacín
1/2 Cebolleta fresca
200 ml. de leche
1 Cucharada de harina
200 gr. queso curado rallado
Sal
Pimienta
Aceite de oliva virgen extra, ecológico

Ingredientes para la tempura:
1 Vaso de agua muy fría
200 gramos de harina
1 clara de huevo
Aceite para la fritura

Elaboración de la flor de calabacín rellena en tempura:

En una sartén con unas gotas de aceite de oliva ponemos a pochar la cebolleta cortada finamente.
Cuando esté dorada, retiramos del fuego, añadimos la harina y removemos, echamos la leche, ponemos otra vez al fuego. Añadimos el queso rallado y con unas varillas damos vueltas hasta que consigamos una salsa bechamel espesita.

Mientras se templa la salsa bechamel, vamos a preparar la tempura para las flores de calabacín.

En un bol, no muy grande, colocamos la harina, el agua y una pizca de sal, removemos con un tenedor hasta conseguir una crema homogénea. Semi-montamos la clara de huevo con la turmix y se lo añadimos a la crema anterior, mezclamos suavemente.

Lavamos las flores de calabacín y las quitamos el pistilo que tiene en su interior con unas tijeras y el rabillo de la parte final. Cuando estén secas las rellenamos con la ayuda de una manga pastelera, procurando dejar la parte final de la flor libre de masa.




Agarramos la Flor de calabacín con las dos manos y como si fuera un caramelo, la enrollamos y reservamos hasta que tengamos el aceite de girasol muy caliente.
Rebozamos las flores de calabacín en la tempura y freímos.
Cuando estén doradas sacamos sobre un papel absorbente y servimos.
También pueden hacerse sin rellenar, sólo rebozadas en la témpura. Estan deliciosas!


Si te animas a hacer esta receta, pídele flores a tu productor/a.

1 comentario: