miércoles, 9 de noviembre de 2011

Interesante ponencia de D. José Esquinas

El pasado viernes 4 de noviembre, D. José Esquinas Alcázar ofreció una interesante ponencia titulada "De lo local a lo global: Los agricultores tradicionales como custodios de la biodiversidad en el mundo"

Durante su intervención expuso por ejemplo que "1.000 millones de habitantes mueren cada año en el planeta por hambre, 40.000 al día". En cambio, la FAO afirma que en el mundo exiten actualmente alimentos para alimentar al doble de la población mundial del planeta. ¿dónde está el problema? Pues sin duda en la falta de voluntad política. para garantizar la distribución de la riqueza, en el acceso al alimento, en la falta de SOBERANÍA alimentaria de los pueblos.

Hizo afirmaciones tan claras como que la "pobreza y el hambre en el mundo siguen existiendo porque no son contagiosas", aunque sí peligrosas. Y es que en determinados momentos, parece lógico pensar que la pobreza y el hambre interesan. El presupuesto anual con el que cuenta la FAO es el equivalente al que gasta el planeta en armas en 1 día, o el que gastan 2 países de los llamados desarrollados en comida para gatos y perros durante 1 año.

En cuanto a biodiversidad agrícola, defendió el papel del pequeño agricultor y el derecho de los pueblos a conservar y custodiar la riqueza y calidad de sus recursos naturales. Denunció que durante el Siglo XX "se ha perdido el 90 % de agrobiodiversidad", y esto es de extrema gravedad para nuestro futuro. Lo constató con la pérdida de especies de melón durante éste siglo, ya "en los años 70 había 380 especies y hoy día tan sólo se cultivan 10-12".

Criticó que a más revolución verde, a más ciencia al servicio de producir más para el mercado convencional, más dependencia, más homogeneidad, más uniformidad, más vulnerabilidad en definitiva.

Para finalizar, hizo especial hincapié en que "los recursos actuales no nos pertenecen, son un préstamo de nuestros hijos". En el momento en el que la economía admita éste hecho, entraría en un modelo sostenible, de convivencia y fraternidad, en el que valor y precio se acercarán realmente. 

Instó a que la sociedad use otros indicadores para medir el desarrollo del país, como el FIB: Índice Bruto de Felicidad (en lugar del PIB, producto interior bruto, que carece de una componente social y ética).

Y por supuesto, insistió mucho en que "nuestro carro de la compra es un carro de combate", que tod@s somos consumidores y cada vez que elegimos un producto, estamos dirigiendo nuestra compra a un modelo económico y social determinado. Tenemos mucho poder, USÉMOSLO!.

Esperamos en breve disponer del vídeo que grabó Montilla TV, para poder difundir íntegramente todas sus interesantes opiniones y reflexiones.
Desde aquí nuestro agradecimiento por ofrecer un discurso tan coherente, claro, y valiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario