jueves, 31 de enero de 2013

Subbética Ecológica en Cómetelo: Espinacas

De nuevo un equipo de cámaras de Canal Sur TV se desplazó a conocer nuestra asociación Subbética Ecológica, de cara a conseguir imágenes y entrevista. En esta ocasión el protagonista fue espinaca ecológica, y aparecen: José Luis Granados y su familia, Manolo Ceballos y Paco Villar (que nos dará de comer en su restaurante en la asamblea del domingo).

Esperamos que os guste !!


La receta al completo está AQUÍ.

Ah, y añadir una cosa. La espinaca ecológica al hervirse pierde mucho menos peso que la convencional. Otra diferencia más a favor de la ecológica que no sale en los mini reportajes.

martes, 29 de enero de 2013

CONVOCATORIA DE ASAMBLEA GENERAL DE SOCI@S 2013

Domingo, 3 de febrero de 2013
Lugar, Museo Molino Viejo del Aceite (Vado del Moro, nº 2). Cabra
Horario de inicio, 10:30h (primera convocatoria) / 11:00h  (segunda convocatoria). Finalizaremos a las 14:00h aprox.

Orden del día
Bienvenida
Aprobación si procede del acta de la asamblea de 2012. 
Balance de actividades 2012. 
Estado de la asociación (soci@s, cuentas, presupuesto, resultado de encuesta de satisfacción).
Propuestas para 2013.
Ruegos y preguntas.

Tu asistencia es muy importante, NO FALTES!

Tras la asamblea se celebrará una comida de convivencia con productos ecológicos en el restaurante del museo. El nuevo y joven cocinero que gestiona este centro desde hace pocos meses, ha hecho una innovadora apuesta por lo ecológico y local. Una cocina creativa que vemos interesante apoyar y promocionar. La asistencia a esta comida no es obligatoria, aunque realmente querríamos que te quedases tras terminar la asamblea y pasar un rato juntos. Tendrá un precio económico. 

Por favor, si eres soci@, confirma tu asistencia AQUÍ antes del 31 de enero de 2013. Nos será muy útil por aspectos de logística.


Información para padres. 
Durante la asamblea nuestr@s hij@s podrán divertirse en el Centro Gymkana (justo en frente del museo). En el museo no hay una sala independiente y adecuada para organizar talleres como el año pasado, y por eso menos decidido que esta opción es la mejor. A la espera de saber el número de niñ@s, y por tanto el presupuesto, te informamos de que el coste de la entrada estará cofinanciado por la asociación. 



Fdo. Rafael Arroyo.  Secretario                                              Vº Bº. Rosario Jurado. Presidenta

viernes, 25 de enero de 2013

El productor Perfecto para Rute

¡¡En Subbética Ecológica estamos de enhorabuena!! Rute ya cuenta con productor propio, Perfecto Rodríguez ha sido el valiente que se ha decidido a dar el paso. Bienvenido Perfecto.

Para nosotr@s es un placer ver como crece nuestra familia de productores y productoras, que se unen al sistema de cestas y consumo sin intermediarios.

El pasado 22 de enero los consumidores de Rute y el productor mantuvieron una reunión de coordinación para establecer los días de recogida de la cesta de verduras.


Y el jueves visitamos su huerta, conociendo sus productos y haciendo éste reportaje fotográfico para que permita a l@s soci@s y amig@s de Subbética Ecológica a acercarse a la huerta de Perfecto. DISFRÚTENLO!!


Si eres de Rute y no consumías ecológico por no tener que ir a Cabra a por tu cesta, ahora no tienes excusa!!. Escríbenos un email y te explicamos como funcionaremos.

jueves, 24 de enero de 2013

Ahorrar sin ir al súper

Hemos visto este artículo tan interesante que lo replicamos en nuestro blog.

Gustavo Duch – Consejo Científico de ATTAC España

Me sorprendió la afirmación de Guillermo de la Universitat Politècnica de Valencia adelantando resultados de una  investigación, «las personas que desde sus convicciones políticas, éticas y ecologistas adquieren sus alimentos en cooperativas de consumo, gastan menos dinero en el capítulo alimentario que otras familias». El sustancioso comentario de Guillermo requería madurarlo a fuego lento, porque aunque no es en la comida donde hoy la mayoría de familias gasta más dinero (la canasta de alimentos supone un 20% de los gastos totales como media), éste sigue siendo uno de los capítulos donde ponemos más atención al desenfundar la cartera o el monedero.
La primera de las razones de dicha afirmación radica en el lugar donde decides comprar, y alejarse de las grandes superficies parece ser que es ahorrador. Su publicidad nos atrae con los llamados ‘productos tractor’, aquellos que suelen sondearse para decidirse por un establecimiento u otro antes de salir a la compra. Pero los precios ventajosos que marca la leche o el aceite (de tan bajos que son, quienes lo producen, no cobran ni para cubrir sus costes) no siempre se replican en otros alimentos. Los supermercados juegan con su poder de atracción y con nuestra voracidad compulsiva, dos ingredientes que nos confunden, y acabamos adquiriendo cosas innecesarias iluminadas en sus mejores estanterías -y no siempre comestibles. De la misma manera que caemos de cuatro patas frente a ofertas innecesarias, sucumbimos a otras que nos hacen comprar más de la cuenta: ofertas 2 x 3, un 25% extra o tamaño maxi. Al final, admitámoslo, una parte importante de lo pagado acaba en la basura. Arrojamos comida y ahorros.


Por el contrario, los puestos del mercado municipal o las pequeñas tiendas del barrio, pueden ofrecernos tanta o más variedad que la jaleada por las grandes superficies. Entre todas ellas no es complicado encontrar lo que se necesita, al precio que se busca, pero sobretodo ―lo confirman los responsables de Mercados Municipales de Barcelona― «es ahí donde se hace posible comprar justo lo que se necesita. Desde dos o tres huevos, si es el caso, a los gramos precisos de garbanzos recién cocidos».
La segunda razón tiene que ver con lo que se compra, y los criterios ecológicos bien entendidos –aunque se suele afirmar lo contrario-  son aliados para abaratar el importe total del ticket. Las cooperativas de consumo, las cestas semanales, la compra directa o los mercados campesinos, nos devuelven a la alimentación de temporada de cada uno de nuestros territorios. Cuando llega el momento de los pimientos o de las coles, comeremos pimientos o coles que, sin kilómetros ni excesivos intermediarios, presentan en ese momento precios muy razonables. Y si en ocasiones encontramos que los productos de estas cestas responsables resultan más caras que productos similares de la agroindustria convencional, los primeros, libres de pesticidas, son mejores para nuestro organismo, que nos lo agradece. Más sanos y fuertes, se reduce el gasto sanitario. La administración -es decir los bolsillos de todas y todos- bien que conoce los costes derivados de enfermedades relacionadas con una mala alimentación.
Por último, la tercera de las razones del ahorro es una de las más habituales e importantes recomendaciones de la alimentación ecológica, reducir el excesivo consumo de carne de nuestras dietas. Son muchas e inaceptables las repercusiones generadas para ofrecer proteína animal muy barata a una pequeña parte de la población mundial. La ganadería industrial utiliza la mitad de las cosechas del mundo para el engorde de sus animales; es responsable de la deforestación de millones de hectáreas de selvas y bosques; exige un elevado consumo de agua que condiciona sus reservas futuras y, lo más dramático, priva a millones de personas de países del Sur de sus formas de vida y de una suficiente nutrición. Con menos carne en la dieta (y cuando se compre que sea ecológica, sana, de animales ni enjaulados ni enfermados, de pequeñas y pequeños productores locales) estas familias solidarias han encontrado, de rebote, otra forma de no disparar el gasto alimentario.
Lo hemos dicho en muchas ocasiones, los valores que no tienen precio, como la justicia social o el cuidado del medio ambiente, son argumentos fundamentales que deben llevarnos a revisar nuestra particular alimentación. Y aunque en algunos casos cabe hacer un esfuerzo para disponer de productos locales y ecológicos a precios más asequibles, ahora podemos decir también que el precio que pagamos por esta alimentación responsable no debería de ser un limitante.
Curioso, pero con menos gasto mejores resultados para nuestros hogares y para la  salud del Planeta. Que no tiene precio.

Publicado en Diari ARA. PALABRE-ANDO

martes, 15 de enero de 2013

Las gentes del campo nuestro, del campo siempre

Bajo este título el próximo viernes la Fundación Social Universal, con sede en Montilla, organiza una sesión sobre Cine y Poesía, entorno al festival CINEMASCAMPO.

Habrá proyección de cortos y lectura de poemas, conjugando el cine y el medio rural.

Viernes, 18 de Enero, a las 20.30 en la Sede de la Fundación.


martes, 8 de enero de 2013

Huerta y poesía: EL POLLO

Por Isabel Montes

En estos días, y a cuenta del sabor del Pollo ecológico El Tamujal, en casa hemos recordado aquellas huertas de antaño, que se parecían tanto a la huerta ecológica de hoy.

En ella tenían cabida toda clase de verdura, árboles frutales, flores, y un buen número de animales. Eran huertas-granja. En la de mis abuelos estaba el corral con gallinas, pollos y gallo, de varias razas, algún pavo, y también conejos. Teníamos las lagaretas con los cochinos, y en la cuadra los mulos y la burra.  Las cabras tampoco faltaban, ni el perro ni los gatos.

No estaban aquellos animales allí solo por contribuir a una economía de subsistencia, sino que cada uno cumplía un cometido en la huerta, tenía sus tareas asignadas, eran complemento de un sistema de producción. Recuerdo, por ejemplo, como pastaban las cabras, y picoteaban las gallinas, quitando de en medio malas yerbas (o mejor, yerbas sobrantes) y algún “bichillo” proclive de convertirse, si excedía su número, en plaga.

Por eso no me extraña que Miguel Hernández, un poeta que se crió entre huertas, cantase también (y ¡tan bien!) en sus primeros poemas, a un gallo de corral, y al principal producto del gallinero: el huevo.

Gallo
La rosada, por fin Virgen María.
Arcángel  tornasol, y de bonete
dentado de amaranto, anuncia el día,
en una pata alzada un clarinete.
La pura nata de la galanía
en este Barba Roja a lo roquete,
que picando coral, y hollando, suma
“a batallas de amor, campos de plumas”

Huevo
Coral, canta una noche por un filo,
y por otro su luna siembra para
otra redonda noche: luna clara,
¡la más clara!, con un sol en sigilo.
Dirigible, al partir llevado en vilo,
si a las hirvientes sombras no rodara,
pronto un rejoneador galán de pico
iría sobre el potro en abanico.