miércoles, 24 de mayo de 2017

Descubriendo la cocina de siempre: Jeong Kwan

Por María Tesías Herrera

Os traigo una información que me ha gustado mucho porque está relacionada con valores que compartimos en nuestra asociación Subbética Ecológica.

De la mano de nuestra querida Odile Fernández he sabido de la existencia de una monja Zen que practica una forma de cocinar tradicional muy interesante. Tras indagar sobre ella, he encontrado esto que os cuento:

Jeong Kwan cocina cada día con alimentos que da la estación. En el templo donde vive, cultiva el huerto con sus manos. Practica lo que aquí denominamos comida de temporada, agroecológica, del campo a la mesa y Km 0. A lo que ella le añade paciencia, concentración y energía positiva. Kwan, cuando practica el arte culinario está consciente y concentrada en una meditación dinámica. De modo que trasmite a la comida energía positiva, poniendo un corazón luminoso y saludable, libre de rabia, de modo que la comida que hace es saludable y capaz de cambiar el corazón de quienes la toman. 


Además ésta comida de Kwan es deliciosa, según los expertos como Eric Ripert, chef de Le Bernardin, un restaurante de tres estrellas Michelin en New York. Ripert  visitó Corea del Sur, para realizar uno de los capítulos de su serie televisiva Avec Eric y de paso aprender nuevas técnicas culinarias. Y así fue que conoció a Jeong Kwan en el templo Baegyangsa al sur de Seúl.

A partir de ahí Jeong Kwan se hizo muy popular entre los más reputados chefs del mundo que quieren recuperar raíces gastronómicas ante los hábitos culinarios alterados por la agroindustria y la globalización. 

La cocina que trasmite Jeong Kwan se denomina Total porque cuida la salud y los sentidos, reúne cuerpo y espíritu.  Basada en uno de los principios budista, el de la no vinculación, el cual advierte que jamás hay que desear el alimento, solo disfrutar de él mientras se toma. A demás dice que no se debe ceder al impulso de repetir cuando ya se está saciado; práctica muy saludable para mantener el peso a raya.

La comida se convierte en fuente de claridad mental. Es una comida vegana, con base en vegetales de temporada y en la paciente fermentación. Según he leído, el  budismo rechaza cinco alimentos que considera estimulantes de la libido;  no parece recomendable, para una vida monacal tal estímulo. 

Aquí os dejo varios enlaces que se han hecho eco de la noticia, por si queréis saber más de esta interesante cocinera libre de ego, Jeong Kwan. (enlace 1, enlace 2, enlace 3, enlace 4)



María Tesías Herrera
Mayo 2017



No hay comentarios:

Publicar un comentario