jueves, 28 de diciembre de 2017

Un futuro lleno de esperanza y mucho más


Llega el fin de año. Otro año más que Subbética Ecológica ha vivido plena e intensamente, cargada de proyectos, objetivos cumplidos y repleta de ilusión.

Haciendo un breve balance vemos que este 2017 que vamos despidiendo ha sido fundamental para nuestra asociación, un año clave en el que finalmente nos hemos acomodado en nuestra sede, el ECOCENTRO. Gracias a este nuevo espacio, centro neurálgico de nuestras actividades, la Central de Pedidos que atiende a nuestros grandes consumidores (restaurantes, tiendas, escuelas infantiles...) se ha profesionalizado y funciona a pleno rendimiento. Contamos con una cámara frigorífica que ayuda a nuestras productoras y nuestros productores a conservar los alimentos y tenemos nuestro lugar de oficina y un buen espacio para acoger las reuniones. ¡Cuesta imaginar que hace sólo un año no teníamos nada de esto!

Y claro, la Ecotienda, nuestra niña bonita cuidada con esmero que lleva funcionando un poco más de tres meses y es una muestra ejemplar del trabajo voluntario que hay detrás de nuestro colectivo. Cada día podemos encontrar en ella más variedad de productos ecológicos certificados, de una gran calidad y todos provenientes de pequeñas empresas familiares, privilegiando lo local y cercano, lo artesanal, la producción y el consumo consciente.

Por todo ello, hicimos en septiembre una gran fiesta por la que pasaron más de 500 personas con quienes celebramos con jolgorio que, cuando se trabaja en común, con una buena organización y una gran dosis de ilusión, los sueños colectivos se cumplen. Fue un día histórico que quedará ya para siempre en nuestra memoria.

Y gracias al Ecocentro como punto de encuentro y de intercambio, Subbética Ecológica articula mucho mejor su organización y su crecimiento, no sólo en socias y socios (¡ya somos más de 450!) sino también en fuerza y energía, en participación, en influencia y alcance, en proyectos, en concienciación...

Este 2017 hemos participado en incontables actividades como el bello Ecomercado en Córdoba, una vez al mes; las Jornadas de Soberanía Alimentaria de Carcabuey, donde se crearon los lazos necesarios para luego visitar varias ciudades de Bolivia y conocer de primera mano el trabajo de pequeños productores de allí; el Taller de Variedades de Semillas con la Red Andaluza de Semillas; el ya tradicional Mercado Ecoartesano en San Juan o la Jornada de Alimentación y Salud en otoño; la velada de La Huerta bajo las Estrellas, este año dedicada a Gloria Fuertes; el Encuentro de Huertos Urbanos, el divertido Encuentro A_miguero, la Feria del Aceite Fresco, el debate y la exposición de fotos sobre resiliencia... en fin, ¡tanto que hemos compartido y aprendido!

No se nos olvidarán los momentos vividos con Ismael y Helder, los dos profesores de Mozambique que pasaron unos días con nosotros, aquellos con Karina Medina, becaria que llegó desde Chile, o con León Wurtz que vino desde Alemania. Y nuestros viajes, además de a Bolivia, a Italia, Manresa y Zaragoza, foros a los que fuimos invitados y en los que conocimos gente y proyectos con los que seguir sumando esfuerzos en esta red alternativa de consumo y producción responsables.

Hacia dentro, en este año seguimos fortaleciendo nuestra organización interna y celebramos el primer encuentro entre productores y grandes consumidores y en verano se eligió a una nueva Junta Directiva que toma el relevo a la anterior y llega con las pilas cargadas y muchas ganas.

Poco a poco vislumbramos ya de cerca el nuevo ciclo, el 2018 que llega saludando con sonrisas y planteando otras metas y sueños. Seguro nos traerá muchas más actividades, viajes, encuentros y algunas sorpresas. Pero todo eso no nos entusiasmaría y no tendría sentido si no contáramos con lo más importante: TU APOYO. Sin tí, sin las personas que hacen, que construyen, que sostienen cada día este proyecto, Subbética Ecológica estaría vacía, no tendría vida, ni fuerza, ni alegría. Y lo que, un año más, se evidencia y queda más que patente es que Subbética Ecológica tiene detrás un gran potencial, un valor humano incalculable y una implicación y un compromiso envidiables. Todo ello nos hace darle la bienvenida al 2018 con todas las ganas de seguir caminando, pero no sólo al 2018, con tu apoyo y la suma de todos nuestros sueños sabemos que recibiremos muchos años más llen@s de esperanza y preparad@s para trabajar por un presente y un futuro sostenible y feliz.

¡Bienvenido 2018!

No hay comentarios:

Publicar un comentario