lunes, 19 de marzo de 2018

Receta: LENTEJAS ESTOFADAS CON ALGAS

María Tesías y Herrera por mi madre.

Esta es una forma diferente de preparar las lentejas estofadas. Es  un guiso apropiado para el invierno porque  no lleva tomate, ni pimiento, ya que éstos son productos del verano. No lleva chorizo, morcilla ni carne. En su lugar ponemos algas que le dan un toque a mar interesante, además de las propiedades de éstos vegetales marinos, ricos en  fitonutrientes.  ¿Te seduce la idea? ¡Pues manos a la olla y a los ingredientes!

Ingredientes:

1 vaso, de tamaño agua de lentejas es para dos personas (aumentar o disminuir según nº de comensales).
10gr de alga kombu deshidratada. Este alga acorta el tiempo de cocción de las legumbres.
5gr de alga Espaguetti de mar, deshidratada. Las algas estimulan el sistema inmune según los estudios de Odile Fernandez.
1 o 2 zanahorias, rica en betacarotenos.
1 o 2 setas shiitake troceadas (facultativo)* También estimulan el sistema inmune.
1 cebolla, un buen prebiótico**, mejor morada. Es rica en quercetina como antioxidante.
3 o 4 ajos que también son prebióticos, y aplastados con un golpe para que suelte su aliína.
Agua, la necesaria para que no quede demasiado caldoso, ni seco el guiso. Unos dos o tres dedos por encima de las lentejas. Siempre le podemos añadir un poco más de agua.

Especias (con generosidad): Cúrcuma y pimienta negra, mejor recién molida.
1 pizca de comino, mejor recién machacado. 2 hojas de laurel. 1 cucharadita de pimentón.
Miso (facultativo), para darle un punto sabroso al guiso, porque no lleva sal. Además es un probiótico, es decir que lleva microorganismos vivos que repueblan nuestra flora intestinal.

Arroz redondo integral(facultativo), la unión del arroz con la legumbre complementa la proteína vegetal.

* Facultativo quiere decir que tu eliges si  lo pones o no en el guiso.
** Prebiótico, es el alimento que estimula el crecimiento de la flora bacteriana favorable para nuestro intestino.


Elaboración:

Ponemos las lentejas en agua fría hasta que hiervan. Llegado a este punto, se escurren, pero guardamos el agua de hervirlas.

Ponemos las lentejas otra vez en la olla,  le echamos agua fría de nuevo y un poco del agua que tenemos reservada y las ponemos a hervir.
Echamos a la olla la cebolla entera o partida en dos, para luego triturarla, o bien muy troceada si no nos importa encontrarla.
Añadimos los ajos, la zanahoria y las algas troceadas.
Aliñamos con las especias y dejamos hervir hasta que las lentejas estén tiernas.

El arroz se hierve a parte, y se añade en cada plato una pequeña porción.

Al ir  a comerlas, previamente podemos triturar la cebolla, algún trozo de zanahoria y los ajos si los encontramos, y lo echamos sobre las lentejas.

En cada plato, podemos servir una cucharadita de Miso, cuando esté templado, para no dañar con el calor sus microorganismos vivos.

¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario