jueves, 22 de marzo de 2018

¡Te contamos la Asamblea General de 2018!

Como sabes, el domingo pasado, 18 de marzo, celebramos nuestra fiesta anual de soci@s, la Asamblea General. Hicimos balances, miramos al futuro, cultivamos la inteligencia colectiva y las decisiones democráticas, reforzamos vínculos y sonreímos mucho! ¿No pudiste participar? ¡No te preocupes! Te dejamos el bello resumen que nuestro socio Alejo Ortegón ha realizado para que estés informad@ al detalle.

Un año más hemos celebrado la Asamblea General de todas las personas asociadas a Subbética Ecológica: personas productoras, familias consumidoras y entidades o colectivos. En una fecha que pasará a la historia de la pluviosidad sobre Cabra, (se llegaron a registrar en algunos puntos de nuestra localidad, hasta ¡100 litros/m2! en tan solo 12 horas), el Ecocentro fue bellamente engalanado y, de forma creativa, adaptado para la ocasión. A su llegada, las personas asistentes eran identificadas con su nombre y un número (del 1 al 10), que posteriormente sería de gran utilidad, y se fueron acomodando en una amplia y doble disposición circular de sillas, bajo un hermoso techo del que pendían coloridas telas. Estas telas no solo mejoraron la acústica de la nave y aportaron su color sino que también sumaron su calor al calor humano que emanó de nuestros corazones y cerebros, pues nos emocionamos y pensamos de forma conjunta y grupal. Sin olvidar el nutrido centro de plantas aromáticas de temporada que contribuyó a generar aún más un lindo ambiente.

En estas ocasiones, de entre todos los valores que nos caracterizan como asociación, nos enorgullecemos de expresar nuestra democrática forma de tomar decisiones, presentes y futuras, basada en el pensamiento y la reflexión colectivos de la Asamblea General y que, posteriormente, la Junta Directiva, elegida de entre todas las personas asociadas, se encarga de llevarlas a cabo. Con ese mensaje reforzando la idea de la participación y la búsqueda de soluciones positivas, el casi centenar de personas asistentes se impregnó de una potente energía colectiva. Y así se desarrollaron plenamente los objetivos marcados de la asamblea, en un ambiente general de camaradería, respeto, solidaridad, tolerancia, cooperación… como valores añadidos de nuestra asociación.

Las palabras de bienvenida y acogida pronunciadas por la presidenta, Francisca Pereira, introdujeron las aportaciones de las diferentes vocalías que conforman la Junta Directiva. Cada una de ellas, y con sus portavoces al frente, fueron expresando las actividades desarrolladas durante el pasado año de 2017. Vocalías de Actividades, Central de Pedidos, Cestas, Complementos, Producción, Comunicación, Proyectos, Ecotienda y Tesorería conforman las diferentes ramas que parten del tronco común que es el gran árbol de Subbética EcoLógica.

En este sentido se elaboró un amplio informe documental que recogió de forma exhaustiva las actividades desarrolladas por cada una de las Comisiones representadas por las Vocalías y que se remitió por correo electrónico a las personas y entidades asociadas para su conocimiento y consulta.
Durante esta primera parte de la Asamblea, también se realizó la presentación de un tráiler promocional que anuncia una serie documental de ocho capítulos sobre nuestr@s productor@s y que verá la luz para su pública difusión en breve.

Seguidamente la Asamblea continuó con una exposición de planteamientos sobre el funcionamiento de la asociación, que requieren de respuestas compartidas y que incluyeron temáticas relacionadas con la evolución y el crecimiento del colectivo, el equilibrio entre producción y consumo o los límites de ese crecimiento. Así mismo se plantearon cuestiones relacionadas con la corresponsabilidad, el compromiso adquirido de todas las partes participantes o de sus valores éticos. Por último, y como forma de concretar los dos anteriores, nos preguntamos por el Futuro, un Futuro que se esboza con ideas y proyectos que emanan desde dentro de la asociación o como respuesta a las necesidades externas y del entorno. En definitiva, lo que quisimos hacer es contestar a la pregunta de ¿hacia dónde vamos una vez llegada a la situación actual? ¿Cómo nos vemos de aquí a 5 años? ¿Cuál es el camino a seguir?

Para desarrollar el ejercicio anterior, se llevó a cabo una dinámica de grupos denominada La Pecera en la que las personas asistentes se agruparon según el número identificativo que tenían junto al nombre, de manera que formaron un grupo los identificados con el 1, el 2, el 3... hasta completar la totalidad de los grupos. Cada uno de ellos, nombró a un/a representante altavoz y comenzó el debate y la participación colectiva en las cuestiones que se plantearon. Posteriormente, las personas representantes de cada grupo expusieron en el centro las aportaciones y conclusiones a las que había llegado cada grupo y, de forma sucesiva, todos los grupos enriquecieron la reflexión con valiosas propuestas que más adelante saldrán publicadas a modo de acta.

Por otro lado, la presidenta fue la encargada de realizar una breve exposición y resumen de las actividades que hay previstas para el presente año así como de las necesidades de colaboración que requieren. Hizo una llamada a la participación para que personas interesadas o motivadas propongan y organicen nuevas actividades. Finalmente, la tesorera, Ascensión Ruiz de Prado, expuso la financiación y los gastos previstos para el presente ejercicio. Se dio por concluida la reunión con una danza que reforzó aún más los vínculos de relación entre las personas asistentes y las emociones positivas que compartimos.

Tras una intensa sesión de trabajo como la que se desarrolló, el apetito hizo su aparición. Para la ocasión, el catering preparado resultó ser exquisito a tenor de los comentarios que expresamos con cada plato con los que nos agasajaban. Desde el salmorejo de calabaza a los garbanzos con acelgas, pasando por los múltiples entrantes y acompañados del sabroso y delicioso pan de nuestro querido panadero de cabecera Antonio Burguillos. Igual de gustosos fueron los vinos y las cervezas que circularon.

Y así transcurrieron las horas de la mañana y del inicio de la tarde, una tarde en la que, tras un breve respiro, nuevamente la lluvia hizo acto de aparición, lo que a nadie importó ni importunó en la confianza del bien tan necesario que suponen las lluvias. Y después...

Y después, la EcoNave, sola quedó
con todos los elementos usados bien recogidos
como si nada allí hubiera sucedido,
aunque entre las paredes aún resuenan
las palabras allí expresadas
y el aire impregnado queda
de nuestras energías, pensamientos,
corazones y emociones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario